Detrás de la cara oculta

Por: 

María Claudia Cano

 

No todas las películas se acaban cuando se encienden las luces de la sala de cine; cuando finalizó La Cara Oculta, algunos personajes siguieron viviendo en mi imaginación.

Plantear inesperados puntos de giro es una de las características y cualidades de Andi Baiz, quien debutó como director con Satanás. En su segundo largometraje, aparecen retratadas la inseguridad, el amor, la ingenuidad y la desesperación con una fotografía que merece ser aplaudida.

El detonante del conflicto estalla cuando una mujer se deja llevar por los celos, lo que desata un plan que produce encierro y conduce al caos de la relación con su novio, director de la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Al ser la profesión del protagonista, encarnado por el actor español Quim Gutiérrez, la música cumple un papel primordial en la película y acompaña miradas y acciones que alimentan la duda de infidelidad. Andi Baiz supo combinar los elementos porque el agua se convierte en un transportador de ondas de suspenso, el fuego se encarga de despertar sensualidad en cada momento y el aire envuelve los suspiros que elevan la imaginación que vuelve a la tierra al empezar otra secuencia.

Las primeras escenas se tornan lineales y sin mucha expectativa, pero después de un representativo flashback, la atención solo puede estar en la pantalla, de la misma manera en que Belén, la novia afligida por los celos y tras el accionar de un plan macabro, solo puede observar atentamente lo que acontece en su habitación, descubriendo el amor sincero de su pareja, y la ambición de una desconocida mujer llamada Fabiana interpretada por la colombiana Martina García.

Lo que no se puede ocultar es que, aunque es una película con sello colombiano por la cara de algunos actores y su director, la historia con aire de suspenso y escenas inesperadas hacen que resalte ante muchas producciones nacionales, además el manejo dinámico para mostrar la misma situación y locación demuestran la originalidad de su producción.

Mariaklas es productora del programa Rodando de Teleantioquia, moderadora de la comunidad virtual Cinéfilos, adicta de las buenas y malas historias, apasionada por el cine.

Compartir: