El cronista de los sueños

Por: 

Equipo Editorial

Manuel José Chaves, cinéfilo

Actor

Hacer Cine en Colombia es una aventura muy arriesgada, en la que puede perderse mucho dinero. Pero es también un impulso por querer contar cosas diferentes, que no se ven a diario en nuestros medios de comunicación, y que explora otras narrativas y otras técnicas para mostrar puntos de vista diferentes acerca de nuestra realidad.

El mundo del cine sería muy diferente si no hubiera aparecido Orson Welles. Es el artista total del Cine porque fue productor, director, actor, escritor... hasta era su propio saboteador. Ese man es el hombre del Cine.

Una película que me puedo ver mil veces es Los Imperdonables, de Clint Eastwood. Porque es una historia que empieza con un tipo separando cerdos que tienen fiebre y que termina siendo el peor villano del Oeste. Eso es un marco dramático increíble.

Hay muchos momentos que son inolvidables en el cine: la escena de Kubrick en 2001 Odisea del Espacio con el hueso, que es la elipsis más larga; o Jean-Paul Belmondo hablándole a la cámara en el filme de Godard; o cualquier escena de las que hizo Marcello Mastroianni... Está Chaplin a punto de caerse de las manecillas del reloj. Es que el Cine es muy fuerte porque nos alborota la imaginación y las ganas de contar historias, de revelar ese origen que tenemos los seres humanos en conjunto. Y para no resultar muy mamerto: Terminator. El ojo de Terminator siendo aplastado, ¡esa es buenísima! Esa calavera de metal, con la muerte producida por el hombre mismo.
 

Compartir: 

Temas relacionados

  0comentarios
  0comentarios

Lo último en el diario