Guía para leer entre murallas

Por: 

Andrés Felipe Torres B. - andres.torres@fundacionepm.org.co

Leer en el centro histórico de Cartagena no es un plan propicio sólo para los días del Hay Festival. Las calles de "La Amurallada", los parques, plazas y plazoletas, además de las bibliotecas públicas y los libreros en las aceras, son el complemento perfecto para el Festival de las ideas y la palabra.  Aquí un recorrido por los lugares donde se pueden conseguir libros y sentarse a leer entre murallas.
 
Por las calles del centro histórico de Cartagena vemos a turistas de vacaciones, caminando incesantes o rondando las murallas en largas caminatas, fascinados con el paisaje y la arquitectura.  Otros llegamos a La Heroica para ver, escuchar o hablar con algunos escritores y pensadores favoritos en el marco del Hay Festival.  Pero pocas veces encontramos un camino por donde podamos elegir o encontrar un libro y sentarnos a leer, aprovechando esa brisa que nos remueve las ideas, en la tranquilidad de observar el mar en la lejanía o disfrutar del silencio de una biblioteca y así consumar el momento liberador de la lectura.  
 
Tener el valor de escoger un libro y darse gusto
 
Hay dos lugares en el centro hístórico de Cartagena para comprar libros usados o de segunda.  En los kioscos del Parque Centenario, en pleno centro de la ciudad, “El Boulevar del librero” nos ofrece libros variados y de todos los precios. Desde 2013 los módulos donde se venden libros fueron rediseñados, y tanto libreros como libros están más organizados.  A este sitio se llega en transporte público o caminando y está cerca a la Torre del Reloj.
 
En este Boulevar los libros y vendedores se encuentran toda la semana durante el día.  Si usted pasa por ahí, escoja un buen título y en las bancas o jardineras del Centenario, bajo la sombra de los arboles, disfrute de la lectura.  Muy cerca encontrará una escultura de Miguel de Cervantes, como anunciando que estamos en los terrenos del lenguaje y la sabiduría que ofrece la literatura.  A propósito, en el Hay Festival 2016 se conmemoran 400 años de la muerte del gran autor de la lengua española.
 
 
Por la Torre del reloj entras y los libros se vuelven memoria
 
Un letrero en madera nos informa que la librería Los Mártires, fundada en 1953, guarda los secretos de un mundo literario.  Otro letrero advierte que las primeras ediciones de Gabo también se consiguen allí.  Si es cuestión de encontrar un ejemplar para la memoria el sitio es este.  Ya con su libro bajo el brazo entre a "La Amurallada", recorra sus calles y empiece a imaginar el acto liberador de la lectura, la ensoñación de una historia y el placer del conocimiento.  El sitio abre todos los días en jornada diurna.  Se encuentran libros de todos los precios y la amabilidad de quien atiende. Sólo con preguntar por la puerta de la Torre del Reloj se puede llegar fácilmente.
 
 
Un libro abierto es el conocimiento vivo
 
Un festival de libros organizado por la Librería Nacional nos invita a leer a los autores y personajes que asisten al Hay Festival.  Por ahí encontramos a Patricio Pron, Hanif Kureishi, William Ospina, Juan Gabriel Vásquez, Takashi Hiraide, Diana Uribe, Daniel Samper Pizano, Ana Sainz, entre otros, firmando sus libros.  Pero las opciones de lectura son tan variadas que es bueno seguir el camino.  
 
Abrir el libro que llevas bajo el brazo en el Parque de Bolivar o en la Plazuela Fernández de Madrid significa el momento de la libertad bajo la sombra de los árboles.  El que elige el de Bolivar en sus pausas disfruta de la vista de la escultura del libertador o de la arquitectura del centro histórico. A un lado el Palacio de la Inquisición, por otro el Museo del Oro Zenú o el Banco de la República, que alberga en su interior una parte de la Biblioteca Bartolomé Calvo especializada en Ciencias Sociales y una colección del Caribe.  En este punto decidirse es importante:  leer al aire libre o en el claustro de la biblioteca.
 
Sitio sagrado y patrimonial: Biblioteca Bartolomé Calvo del Banco de la República
 
A unos pasos del Parque de Bolivar podemos encontrar esta Biblioteca.  Un edificio de estilo repúblicano, construido en 1907, nos da la bienvenida.  Desde 1981 la biblioteca funciona en este sitio.  Ubicada en la calle de La Inquisición, cualquier persona puede visitarla y hacer uso del servicio de consulta y lectura de obras.  Tenga en cuenta que al entrar se debe guardar el bolso en un casillero.  Los servicios que ofrece la biblioteca son las salas de lectura, asesoría para buscar información, visitas guiadas, promoción de lectura con diferentes actividades o préstamo de libros, si se está registrado. Cuenta con una sala infantil y juvenil y una subsede especializada en ciencias sociales y salas de investigación.  Recomendamos observar los vitrales de la biblioteca, obras de arte de la cultura de la región. 
 
 
Seguir el camino: al encuentro de los libros con una buena taza de café  
 
Nos encontramos un sitio único en Cartagena de Indias que es obligado recomendar.  La librería y café Ábaco, que recibe cada año algunos eventos del Festival pero cuyas puertas están abiertas todos los días para beneficio de lectores y consumidores de café.  Un sitio de ambiente tranquilo y atendido por la amabilidad de su dueña, la señora María Elsa Gutiérrez. 
 
La librería está en una de las más hermosas esquinas de Cartagena, el cruce de las calles de La Mantilla y La Iglesia. Abre sus puertas de lunes a sábado de nueve a nueve, y los domingos de tres a nueve. Su dueña le puede recomendar algo para leer, hoy por ejemplo la última novela de Andrés Felipe Solano:  'Corea, apuntes desde la cuerda floja', con la que ganó recientemente el Premio Biblioteca de Narrativa Colombiana. 
 
 
Las murallas y sus encantos
 
Sobre las murallas y sus alrededores también podemos sentarnos a disfrutar de una lectura mientras la brisa y el paisaje nos dan tranquilidad. Cartagena parece un libro abierto, donde a medida que pasamos las páginas nos encontramos con más lugares y personajes, con más historias.  Por eso queda claro que las opciones son variadas, así que no hay excusa para no leer cuando venga de paseo.  Y mientras seguimos buscando más libros y lugares por la amurallada usted ya debería estar leyendo.  Cuéntenos, ¿qué sitio prefiere para leer y cuál obra leería entre murallas?
 
Compartir: 

Lo último en el diario