Medellín, entre los tres mejores proyectos de 'Bibliotecas Verdes' en el mundo en 2016

Por: 
Estas son las tres iniciativas ganadoras de la primera versión del Green Library Award (Premio Bibliotecas Verdes), creado por la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas  (IFLA) en 2016. El objetivo del premio es incentivar el rol de las bibliotecas como participantes activas en la sostenibilidad ambiental y la preservación de los recursos.  Aquí, un repaso general al premio y sus ganadores.    
 
Año tras año, la IFLA (International Federation of Library Associations and Institutions) hace una serie de convocatorias con las que busca brindar estímulos a las bibliotecas y a las asociaciones que trabajan por ellas alrededor del mundo, con el fin de promover la innovación y las buenas ideas en el entorno bibliotecario. 
 
Dada la creciente tendencia por la conservación de recursos y la conciencia medioambiental, la IFLA determina que es esencial alinear también el trabajo de las bibliotecas hacia ese propósito.
 
La Federación concibe las bibliotecas verdes como espacios en los que se minimiza el impacto negativo en el ambiente a través de su construcción (con el uso de materiales naturales y productos biodegradables, y la conservación de recursos como agua, papel y energía), y de los servicios, actividades, eventos y proyectos que en ellas se desarrollan. 
 
Bajo este concepto, y por iniciativa de ENSULIB (Grupo de interés en sostenibilidad ambiental y bibliotecas, de la IFLA), nace en el 2016 el estímulo IFLA Green Library Award. Los  objetivos principales de este  premio son, por un lado, dar un estímulo a las postulaciones que den cuenta del compromiso de las bibliotecas con la sostenibilidad ambiental, y, por otra parte, crear conciencia sobre la responsabilidad social y el rol de liderazgo que deben asumir estas instituciones en lo concerniente a la educación ambiental. 
 

El Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín en el top mundial

 
El Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín, con el proyecto ‘La tierra para quien la siembra’, logró ubicarse en el tercer lugar entre 30 propuestas recibidas de países como Alemania, Australia, India, Estados Unidos, Ghana y Taiwán, entre otros.  Durante la entrega de los reconocimientos, el pasado mes de mayo, el proyecto fue destacado como “buen trabajo para la sostenibilidad con la comunidad”.
 
‘La tierra para quien la siembra’ se desarrolla en 8 de las 20 bibliotecas públicas pertenecientes al Sistema de Bibliotecas Públicas Medellín, y cuya base es el trabajo que se desarrolla de la mano con la comunidad del área de influencia de cada una, así como en compañía de casas culturales y organizaciones comunitarias. Su trabajo está enfocado en tres ejes principales: conciencia medioambiental y desarrollo sostenible, memoria para la recuperación de las prácticas y conocimiento ancestrales, y soberanía alimentaria. 
 
Para ello, la comunidad y la biblioteca convergen en un club de amigos que, semana a semana, se reúnen para diferentes actividades que van desde la siembra y mantenimiento de huertas en las instalaciones de la biblioteca, hasta reuniones periódicas para compartir las experiencias y conocimientos individuales. Ver video.
 

Una biblioteca y centro médico ambientalmente ejemplar

El segundo lugar lo obtuvo la ciudad de Cockburn, Australia, por la infraestructura del ‘Cockburn Health & Community', un complejo en el que se integran la biblioteca pública y un centro de servicios médicos, que está pensado desde todos los sentidos como un edificio verde y sostenible. 
 
Entre sus principales características están la instalación de un sistema de 389 paneles solares de 99 kilovatios, iluminación con LED, tanques subterráneos para la recolección de aguas lluvias, y altos niveles de aislamiento y sombreado arquitectónicos para ofrecer un clima ideal dentro del espacio.
 
Conoce más sobre las iniciativas ambientalmente amigables del Cockburn Health & Community en el siguiente video:
 
 
 
Un Pequeño Sol hecho a pulso, en comunidad y con pensamiento verde
 
El primer lugar del IFLA Green Library Award 2016 lo ocupó ‘Biblioteca ecológica El Pequeño Sol’, de Chiapas, México, que se puso a la cabeza con lo que ENSULIB denominó “un proyecto en el que la sostenibilidad es el alma, desde la concepción de la idea hasta la conformación de la nueva biblioteca”. 
 
Como cuentan sus credaores, se trató de un proyecto integral de biblioteca que incluía un diagnóstico, selección de material bibliográfico y la construcción de un nuevo edificio verde. Así nació el nuevo proyecto arquitectónico. En 2015 un grupo de padres lanzó una campaña de 'crowdfunding' -o recolección masiva de fondos- en la plataforma 'Fondeadora.mx', gracias a lo cual levantaron los fondos necesarios para empezar.
 
Reunieron residuos sólidos como empaques de Tetrapack y botellas, estibas de madera, lonas publicitarias y tierra. Separaron y limpiaron los residuos para transformarlos en materiales de construcción. Levantaron una estructura sólida, rellenaron los muros con estos materiales y cemento, cubrieron la superficie y construyeron mobiliario como "panales de lectura". El proyecto, calificado de "innovador, creativo e interesante" por el jurado del premio-  involucró a familiares, empleados y personas de la comunidad. 
 
Puedes conocer la experiencia de ‘Biblioteca ecológica El Pequeño Sol’ en el siguiente video:
 
 
Para conocer el acta de premiación del IFLA Green Library Award, haz clic aquí.
Y para conocer más sobre el Premio y sobre el concepto de Bibliotecas Verdes, haz clic acá.
Compartir: